top of page

¿Qué hace que el Centro de Salud Nativo Americano sea especial?


Celebrando 50 años - Native American Health Center


Entrevistamos a Greg Garrett, Director de Operaciones del Native American Health Center, para obtener más información sobre cómo su organización apoya el modelo Recipe4Health (R4H) de ALL IN Alameda County. R4H proporciona a los miembros del Native American Health Center (Centro de Salud Nativo Americano) alimentos saludables cultivados en Dig Deep Farms así como visitas médicas grupales para prevenir, tratar y revertir enfermedades relacionadas con la nutrición, inseguridad de alimentos y aislamiento social.


Greg también es miembro voluntario de la Junta Directiva de DSAL y uno de nuestros Innovadores de Sistemas, una designación que otorgamos a los socios que van más allá para implementar el modelo de Regulaciones de Capitales Comunitarios y mejorar la salud, la seguridad y la calidad de vida de los residentes.


Greg Garrett, COO, Native American Health Center

La siguiente es una versión editada de nuestra entrevista con Greg.




DSAL: Greg, ¿qué hace que el Centro de Salud Nativo Americano sea especial?



GREG: Has elegido un momento maravilloso para hacer esa pregunta. ¡Estamos celebrando nuestro 50 aniversario este año!


El Native American Health Center fue fundado hace 50 años y ha sido dirigido en los últimos 40 años por nuestro estimado CEO, Martin Waukazoo. NAHC fue creado para enfatizar la importancia de que los nativos americanos recuperen la pertenencia de la tierra y la propiedad que se les arrebató durante la colonización de sus territorios, al mismo tiempo que brindan los servicios necesarios a la comunidad nativa americana. NAHC es un centro de salud que ofrece servicios médicos, dentales y de salud de comportamiento; también tenemos un Departamento de Bienestar Comunitario que proporciona programas de desarrollo de la fuerza laboral, capacitación laboral, recuperación de traumas y desarrollo juvenil. El Departamento de Bienestar Comunitario también sirve como un centro cultural que ofrece programación nativa para impartir orgullo y preservar la cultura de la comunidad nativa americana.


Los fundadores, dirigidos por el Sr. Waukazoo, sabían que era de vital importancia que los nativos americanos preservaran su cultura, tradiciones y prácticas y no permitieran que el gobierno tuviera éxito en la asimilación cultural de los nativos americanos en la cultura occidental. El Native American Health Center realmente comenzó como un lugar para que la comunidad nativa americana retomara la propiedad de su tierra y cultura robadas y se aferrara a valores que habrían sido erradicados a través del genocidio cultural por el Gobierno de los Estados Unidos. Con el tiempo, el centro se ha convertido en una organización más amplia que sirve a la comunidad, pero todavía estamos dedicados a mantener las culturas y tradiciones nativas americanas e indígenas y a propagar prácticas de curación cultural y espiritual nativas en nuestros programas.




DSAL: ¿Cuáles son algunos de los desafíos que enfrentó en el NAHC durante la pandemia?



GREG: Como todos los demás, los centros de salud de pronto tuvieron que aprender a trabajar virtualmente. Fue literalmente durante ese fin de semana inicial de refugiarse en su lugar que sacamos a nuestro personal superior y elaboramos protocolos y procedimientos para que pudiéramos reabrir el lunes y pasar a la telesalud y las visitas virtuales.


Fue una bendición y una maldición porque todavía se necesita controlar la presión arterial de las personas. Todavía se necesita verificar sus niveles de A1c. Tuvimos que cambiar a citas de emergencia solamente. Ese fue un momento muy, pero muy difícil en muchos aspectos.


Al mismo tiempo, vimos un aumento del 200% en la demanda de servicios de salud de comportamiento. Vimos cómo el trauma preexistente en la comunidad se exacerbó con el nuevo trauma del COVID-19 y los despidos que estaban sucediendo. Muchos de nuestros miembros trabajan en la industria de servicios, por lo que estuvieron en el primer grupo en ser despedidos.


La demanda de servicios de salud de comportamiento ejemplificó claramente que hubo un trauma significativo en estas comunidades que preexistían al COVID. Este es un trauma en capas sobre otro trauma. Sentimientos antiinmigrantes, problemas de salario digno, alquileres más altos, racismo estructural: todas estas cosas estaban afincadas en esta comunidad antes de la pandemia.


El COVID se sumó a eso: despidos masivos de trabajadores de servicios, inseguridad de alimentos y niños que no podían ir a la escuela. La realidad de sus vidas no se adapta al distanciamiento social. Vimos enormes tasas de infección del 30-40% en las comunidades a las que servimos.




DSAL: ¿Qué papel jugó el modelo Recipe4Health de ALL IN Alameda County para abordar la crisis y aliviar la inseguridad de alimentos y el estrés?



GREG: Dar comida a las personas es esencial, y el impacto que R4H tiene en las personas se ve reforzado por las visitas médicas grupales, que permiten que personas de ideas afines con problemas de salud similares se reúnan en un entorno seguro. Reunir a personas de ideas afines que sufren condiciones de salud similares en un entorno grupal facilitado desarrolla auto resiliencia. La teoría de la resiliencia enfatiza la importancia de estar cerca de otras personas con problemas similares, para que las opiniones, los sentimientos y los mecanismos de afrontamiento puedan compartirse con otros que entienden porque tienen preocupaciones similares. Las mejoras permanecen con las personas por más tiempo, por lo que cuando los programas de comidas llegan a su fin, las lecciones aprendidas a través de las visitas médicas grupales permanecen con ellos el resto de sus vidas.


Desarrollar la resiliencia individual, ayudar a las personas a encontrar mecanismos de afrontamiento para sus condiciones de salud, darles el entrenamiento espiritual, de movimiento, cocina y meditación, esos son aspectos esenciales de la intervención R4H, y al combinar esos aspectos con los alimentos y las comidas es un verdadero enfoque integral de la persona.




DSAL: Cuéntenos sobre sus antecedentes y cómo terminó en el campo de la atención médica.



GREG: Soy un niño de Fresno, criado con dinero de propinas por una madre soltera después de que mi padre abandonó a nuestra familia cuando yo tenía solo diez años. Mi madre es una inmigrante de Japón que llegó a los Estados Unidos en 1958 después de casarse con mi padre en Japón cuando estaba estacionado allí durante su servicio militar. Mi madre tomó un curso en una universidad para tomar una clase de inglés solo para poder leer y escribir en inglés. El único trabajo que podía conseguir era de camarera en un restaurante japonés, y mi hermano, mi madre y yo literalmente sobrevivimos con las propinas que ganaba ya que el salario mínimo en ese momento era de solo $1.75/hora. Lo que eso me inculcó fue un sentido de preocupación por los demás que viven en la pobreza, y aprendí a estar agradecido por cada pequeña cosa que tienes: los regalos de navidad y cumpleaños no eran juguetes o bicicletas, eran calcetines, pantalones de mezclilla o zapatos para reemplazar los desgastados del año anterior.


Nací en una base de la Fuerza Aérea, y después de la escuela secundaria, fui aceptado en la Universidad Estatal de Fresno y más tarde me uní al programa ROTC allí. También fui el primer vicepresidente de la minoría elegido para el cuerpo estudiantil, y la primera minoría en el Senado Académico. Siempre he querido servir a los demás y estaba empezando a entender cómo la voz de una persona puede tener un impacto en toda una población de personas. Eso fue emocionante para mí.


Pero la Universidad de Fresno no era un lugar fértil para mí. Terminé mal académicamente y dejé la escuela después de dos años. De esa experiencia, aprendí que donde una persona comienza no necesariamente dicta dónde termina. Leí biografías históricas sobre FDR, Booker T. Washington, MLK, JFK, Lincoln, Ghandi, una lista completa — y aprendí que estas figuras históricas también pasaron por traumas y circunstancias difíciles de la vida y aun así vivieron vidas productivas contribuyendo a la sociedad.


Me di cuenta de que tenía que dejar Fresno para encontrar un ambiente enriquecedor que alimentara mi pasión por el servicio y la curiosidad por las diversas culturas que componen el mundo. Tuve que cambiar mi vida.


Ese es el comienzo de la persona sentada aquí hoy. Me mudé a Berkeley, asistí a dos años de universidad, obtuve mi ingreso a UC Berkeley como estudiante universitario, viví en el extranjero durante tres años y más tarde fui aceptado en la escuela de posgrado en el Departamento de Planificación Urbana y Regional con el plan de regresar internacionalmente para ayudar a construir ciudades en países en desarrollo. Durante mi primer año en mi programa de posgrado, le dije a mi director de becas que quería regresar a China después de graduarme, porque quería ser parte del Banco Mundial para apoyar a las comunidades empobrecidas en China y otros países en desarrollo. Me dijo: "Súbete al auto conmigo", y me llevó a través de West Oakland. Nos detuvimos en una clínica de salud y condujimos por International Boulevard. Vi la pobreza y la falta de vivienda aquí en nuestra propia comunidad, que era su intención mostrarme. Cuando regresamos al recinto universitario, me preguntó: "¿Qué piensas ahora?" Y dije: "Lo entiendo. Voy a dedicar mi vida a trabajar aquí, a trabajar localmente".


De hecho, dejé el programa después de ser reclutado por el Administrador de la Ciudad de Oakland para ejecutar programas de desarrollo comunitario para la Ciudad de Oakland y me lancé a trabajar a tiempo completo. Regresé a la universidad más tarde para completar mi Maestría en Salud Pública para desarrollar aún más mi experiencia en desarrollo comunitario.




DSAL: Por favor describa la asociación del Native American Health Center con DSAL y Dig Deep Farms y por qué usted está tan dedicado a esta asociación.



GREG: Hace unos cinco años, me sentí obligado a contribuir aún más a mi comunidad en mi tiempo libre, así que me reuní con el Supervisor Nate Miley y le pregunté: "¿Qué recomienda y cómo puedo servir a la comunidad?" El Supervisor dijo: "Quiero que estés en la junta directiva de DSAL y contribuyas a guiar el importante trabajo que están haciendo".

Me presentó al Capitán Neideffer y a Hilary Bass, y vi lo que estaban haciendo y su visión para llenar los vacíos en los programas comunitarios - especialmente enfocados en las comunidades desatendidas y no incorporadas, para apoyar a los jóvenes a superar con éxito el ciclo de pobreza y violencia y las graves desigualdades sociales y económicas que experimentan todos los días. DSAL ofrece a las jóvenes oportunidades para el ejercicio saludable, desarrollo en equipos, la camaradería y, nuevamente, la resiliencia.


Recorrimos los jardines comunitarios de Dig Deep Farms - fue muy inspirador, estos hermosos jardines comunitarios orgánicos que crecen en lotes improductivos. Hombre, eso es simplemente poderoso. Estaba tan comprometido con eso. Tomar tierras desocupadas, propiedades vacantes no utilizadas en estos corredores comerciales, y hacer que proporcionen un sustento nutritivo a la comunidad fue impresionante.


Más tarde, cuando trabajaba en Alameda Health Consortium, conocí al Dr. Steven Chen y escuché su visión de Recipe4Health y vi los resultados de salud positivos y basados en la evidencia de R4H - estaba alineado con toda la pasión que tengo por el servicio comunitario y los enfoques integrales para mejorar la salud y el bienestar.


Luego, en noviembre del 2019, solo unos meses antes de la pandemia, el Native American Health Center en Oakland me pidió que me uniera a su equipo en mi papel actual como COO. Cuando llegué, discutimos el modelo R4H y la Directora de la Clínica y Enfermera Practicante Principal desde hace mucho tiempo, Bonnie Trinclisti, se enamoró del programa y defendió el lanzamiento del R4H en el NAHC en el año 2020, Ahora estamos terminando nuestro segundo año bajo su liderazgo, operando dos grupos, uno en español e inglés.


Desde que me presentaron a DSAL, hasta aprender sobre los increíbles programas de salud pública que patrocina DSAL, luego conocer al Dr. Chen y lanzar un programa R4H en un centro de salud comunitario, todo fue una variedad de mi inversión cada vez mayor en la comunidad y en DSAL y su misión.



 


Siga el orgulloso trabajo que hemos estado haciendo y descubra las oportunidades en su comunidad suscribiéndose a nuestro boletín.



Comentários


bottom of page